Queridos lectores, quiero rectificar el artículo del 12/02 sobre el Chi-Ton. A raíz de una queja que hice en su facebook, tomaron medidas y se portaron muy bien.
Nos invitaron a una experiencia muy buena en la Tintorería Dontell donde degustamos un buenísimo menú sin frutos secos :) y donde el camarero que nos tocó, un chico italiano que también estaba en Chi-Ton, fue muy amable y atento. Y sinceramente, tenía un papelón, porque antes de ir allí el cabreo que llevabamos era fino (la crítica era contundente), y supongo que él no sabría por donde le ibamos a salir. Su trato fue estupendo, ¡GRACIAS chico italiano!

El sitio es muy bonito, y más romántico que el otro, si buscáis una cita íntima. La luz es ténue, la decoración muy chic…un sitio digno de llevar a alguien para sorprenderle.

Yo antes de esta experiencia compensatoria por el fallo garrafal del Chi-Ton ya había estado. Mi novio me invitó una noche, fue una sorpresa, y me quedé encantada :)

Os dejo una imagen que he cogido de Urban Secrets (el club de restaurantes clandestinos).

¡Buen provecho queridos glotones!