Si vais a Londres no podéis dejar de visitar sus mercadillos. Yo os destacó dos que me gustan especialmente: Candem Town y Brick Lane.

Candem Town es bastante famoso y seguramente habréis escuchado a alguien hablar de él alguna vez. Lo bueno que tiene Candem ahora que están de moda otros mercadillos como Brick Lane es que no está tan masificado. Las dos últimas veces que hemos ido a Londres hemos pasado por allí y se puede pasear tranquilamente. Hay una zona comercial con muchas tiendas de ropa y zapatos y luego está la parte más “de mercadillo” que es el Candem Lock donde hay puestecillos de artesanos que venden sus trabajos (desde cuadros, fotos, bolsos, pendientes….lo que se te ocurra).

En Candem también es famosa la zona de comida, ya que se concentran un montón de puestos de comida de diferentes procedencias donde podréis comprar en el puesto que os apetezca para luego sentaros en una zona que es una hilera de asientos de moto vespa que miran al río, o para los más hippies, directamente sentarse al borde del río. Nosotros tuvimos suerte y nos hizo un día impresionante, nos sentamos en las vespas, pero también había bastante gente comiendo al borde del río.
Lo más curioso que nos pasó, encontrarnos con un puesto de churros. Sí, sí, churros “spanish style”, los típicos vaya… Dejo la foto, para el que no se fíe….
En cuanto a Brick Lane, es un antiguo Barrio Bengalí donde han ido abriendo tiendas de hipsters, bares y restaurantes cool y poco a poco se ha convertido en el “nuevo Candem Town”.

Para llegar a este mercadillo podéis hacerlo desde varias paradas de metro, nosotros nos bajamos en Aldagate East y de ahí fuimos a coger la calle Osborn St. que luego se convierte en Brick Lane St. Según nos ibamos adentrando se iba viendo cada vez más gente. Cuando llegas a Brick Lane aquello ya empieza a ser una procesión inhumana de gente. Documento el hecho para que no me llaméis exagerada :)

Entrando en Brick LaneEntrando en Brick Lane
Entrando en Brick Lane¡En el meollo!
Más o menos a mitad de camino os encontraréis con The Boiler House of Food Hall. Un edificio, tipo fábrica, donde se juntan gastronomías de muchas partes del mundo, con bastantes asiáticas, y donde podéis comer por poco dinero al estilo Candem. Es decir, cada uno coge la comida en el puesto que más le guste y después hay una zona de mesas donde podéis sentaros a degustar vuestra elección.
Cuando la calle Brick Lane cruza con Sclater St. nosotros decidimos girar a la izquierda para ir al centro comercial Boxpark. Un centro comercial en forma de caja donde te encuentras desde tiendas de lo más cool y conocidas como Replay o GAP hasta una agencia de viajes para jóvenes o un tío que pinta sus camisetas. En la parte de arriba hay unas mesas de madera alargadas para compartir con otra gente donde te puedes tomar una cerveza o sidra inglesa con la música de un dj de fondo.
En definitiva, son zonas para los que os guste ir de compras (alternativas, eso sí), cotillear cosas curiosas, ver un ambiente multicultural, comer en la calle y dejaros sorprender por lo que os vais encontrando.

El mejor día para visitar tanto Candem Town como Brick Lane es los domingos, aunque Candem Town los sábados tampoco está mal. Sin embargo el día fuerte de Brick Lane es los domingos de 8:00 a 14:00 que es cuando están todos los puestos al estilo mercadillo que conocemos en España.

Espero vuestras impresiones si vais y sugerencias sobre otros mercadillos en Londres.

Para acabar os dejo con un time-lapse (me encantan) que he encontrado de Londres por si no os ha entrado el gusanillo suficiente con los mercadillos para visitar la ciudad para que este video os ayude. La gente que ha hecho el video se llaman BeHereToo