Hoy me gustaría deleitaros con una receta sana, rápida y fácil con la que podréis quedar como reyes o simplemente disfrutarla vosotros y vuestra familia, con nada menos que: ¡galletas integrales caseras!

Hacía tiempo que quería hacer galletas pero pensé, vamos a hacerlas un poquillo más sanas, integrales, y así lo hice. La receta la saqué de la web de Gastronomía&Cía y la verdad es que el resultado ha sido buenísimo y los que las han probado les encantan.

Lo mejor de todo, son fáciles de hacer y no llevan mucho tiempo. Es para esos domingos de invierno que te apetece sofá, manta y peli, pues añádele una de horneo de galletas :)

Ingredientes:

  • 175gr de harina integral
  • 110gr de mantequilla
  • 75gr de azúcar moreno
  • 20gr de miel (al gusto)
  • 5-10gr de sésamo (al gusto)
  • ½ cucharada de tipo café de sal
  • ½ cucharada de tipo café de canela (yo le echo un poco más porque me gusta mucho el sabor a canela)
  • ½ cucharada de tipo café de bicarbonato

La miel y los sésamos los puedes cambiar por otros sabores que creas que quedarán bien  o que te gusten más.

Lo mezclas todo hasta que te quede la masa uniforme, haces una pelota, la envuelves en film transparente y a la nevera un ratito hasta que veas que se ha endurecido (pero no demasiado que hay que estirarla con el rodillo).

La sacas de la nevera, la estiras con el rodillo sobre una superficie que puedas meter otra vez a la nevera (yo como no tenía ninguna superficie la estiré sobre papel de plata y luego con cuidado lo metí a la nevera sin problemas). La dejas con el grosor que más te guste, a mí no me gustan muy finitas así que las dejo de un grosor intermedio. Dejas otra vez que se endurezca la masa en la nevera, no le lleva mucho rato (al menos en mi nevera).

Cuando has metido la masa estirada a la nevera puedes ir calentando el horno a 180º.

Sacas la masa y la vas recortando con los moldes de formas. Tal cual las cortas las pones en la bandeja del horno encima del papel de plata, no hay que untarlo con mantequilla ni nada.

Una vez que pones las galletas en el horno son 10-15 minutos según el grosor de la masa.

GalletasCaserasIntegrales

Verás al sacarlas que están blandas, todavía no las quites del papel de plata porque se te hará difícil sacarlas. A medida que se van enfriando se endurecen, ya están listas para sacarlas de la bandeja y para comer.

Es una pena que no os pueda hacer llegar el olor de las galletas recién hechas porque es increíble, pero así espero que os entre más el gusanillo de hacerlas.

¡Qué aproveche! Espero que os gusten.