Lo bueno que tiene vivir en una ciudad grande es que puedes ver diferentes tipos de frikis en un mismo vagón de metro.

Sin ir más lejos, el pasado sábado por la noche iba de camino al centro en el metro y me encuentro que en el vagón que me metí había una chica con unos bailarinas Peep Toe sin pantis (y si las llevaba eran de verano porque no se le notaban). Vamos, que con los cerca de 0ºC que hacía, la chica llevaba las piernas, segurísimo, muy fresquitas y la piel muy tersa, ¡inconsciente!

Para colmo, esa noche nevó. No quiero ni imaginarme donde estaría la pobre chica de los Peep Toe sin pantis en medio de una ola de frío Siberiana.

La pena fue no poder hacerle una foto porque se iba a notar demasiado, pero aquí os dejo una foto (del blog InMyShoes) de unas bailarinas muy parecidas a las que llevaba la valiente del sábado noche. Creo que, sin duda, ella disfrutaría el domingo de la ¡FIEBRE DEL SÁBADO NOCHE!