En nuestra ruta por la Costa Oeste estuvimos en dos ocasiones durmiendo en Las Vegas. Una de paso, viniendo de Yosemite y después de haber cruzado el Death Valley antes de dirigirnos al Gran Canyon, y la segunda una vez acabada la ruta, como destino final para alucinar con Las Vegas y sus espectáculos e descansar en un hotel de lujo.
La noche de paso elegimos el Stratosphere Hotel & Casino***. Está al final del Strip (la calle principal de Las Vegas) y por tanto un poco apartado del meollo, pero para hacer la noche de paso está genial. Solo cuesta $28 la noche y puedes subir gratis al mirador que tiene el hotel si estás alojado, si no cuesta unos cuantos dolares.

Es muy recomendable porque las vistas desde arriba son espectaculares. Nosotros subimos para ver el atardecer y nos tomamos dos martinis. Tuvimos una anécdota muy divertida con el camarero. Llegamos a la barra y le pedimos dos martinis, el camarero nos mira raro y dice: “¿Martini con qué?”, nosotros le decimos “con hielo”, él vuelve a preguntar “¿Martini con qué?”. Nosotros nos mirábamos pensando aquí hay cámara oculta… Le volvemos a decir que solo y el hombre muy extrañado nos sirve un poco de Martini en un vaso y nos da para probar, por educación lo probamos pero pensábamos “¡pero si ya sabemos que nos gusta, te lo estamos pidiendo nosotros así!”. Al final nos lo sirve y entonces empieza el show de cobrarnos… El pobre hombre no hacía más que mirar al ordenador donde le venían todas las bebidas descritas para cobrar y, por supuesto, el Martini solo no aparecía, así que nos acabó cobrando solo $4 por cada Martini que teniendo en cuenta que estábamos en el mirador del Stratosphere con Las Vegas a nuestros pies no nos pareció nada caro.

A parte del mirador, tienen un mini parque de atracciones en las alturas como podéis ver en las fotos. Daba bastante impresión así que yo ni me lo plantee.
Para la estancia del final del viaje, que era de 4 noches, elegimos el Hotel New York New York****. El hotel está muy logrado porque son todo replicas de las cosas míticas de Nueva York. Si sois unos enamorados de Nueva York, como yo, este hotel os gustará. Por dentro es como pasear por las calles de nueva york y los restaurantes están en casitas bajas como las del Soho neoyorquino.
Hay una montaña rusa que pasa una parte del recorrido por dentro del hotel y el resto lo bordea por fuera. En este hotel aunque fueses huésped la montaña rusa no era gratis, costaba $14. Al final no nos montamos, nos parecía un poco exagerado el precio.

El casino de cualquiera de estos hoteles es enorme. La mayor atracción, a parte de ir a ver espectáculos increíbles (que esta es la primera e indiscutible atracción), es ir a ver cada hotel por dentro y sus casinos.

Un dato curioso. Si estáis en el casino y estáis jugando, por muy ridícula que sea la máquina, y pasa la camarera y os dice si queréis algo para beber, pedir sin miedo, es Gratis. A nosotros nos lo habían dicho y para comprobarlo hicimos una prueba. Nos pusimos en una máquina con $1 a ver qué pasaba (hay máquinas que te dejan hacer apuestas desde 1 céntimo, muchas de 10 céntimos la apuesta o de 25 céntimos). Empezamos a hacer apuestas de 1 céntimo y pasó la camarera. Nosotros, un poco escépticos todavía, le pedimos un cóctel cada uno (no teníamos muy claro que iba a pasar). Cuando llegó la chica nos dejó los cócteles y se marchó, ¡alucinábamos! Podéis beber todo lo que queráis siempre que estéis jugando.

Además tuvimos la suerte de los principiantes y en la primera máquina que jugamos (solo para ver si era cierto lo de las bebidas gratis) nos tocaron $18 por $0.1 jugado. No nos tocó nada más que perder el resto de veces que jugamos a algo en este u otro casino.

Dos consejos, si vais a ir a Las Vegas.

Primero, tenéis que guardar unos cuantos dolares (como si fuese para comprar souvenirs) para gastároslo en el casino, aunque casi seguro que perdáis, no podéis ir a Las Vegas y no jugar en el casino. Nosotros jugamos a las típicas “tragaperras” que había de todas las temáticas (Michael Jackson, El Señor de los anillos, Sexo en Nueva York…) y a la ruleta. ¡Toda una experiencia!

Segundo, llevaros chaqueta y zapato cerrado porque en los casinos hace un frío que pela. Debíamos estar a unos 20ºC máximo dentro del casino y fuera hacía unos 40-45º, una locura.

Las 4 noches en el New York New York nos salieron por $394 en una suite con bañera de hidromasaje con forma de trébol. No había estado, y creo que no estaré en mucho mucho tiempo, en una habitación tan lujosa y por tan poco dinero. Un apunte importante, os bloquearán dinero de la tarjeta por si consumís del mini-bar o por si pedís alguna comida o cena en la habitación.
Vayáis a donde vayáis en Las Vegas y os alojéis donde os alojéis seguro que alucinaréis y no os dejará indiferente.

Living Las Vegas!