Crisis, crisis, crisis…lo que están consiguiendo es que cada vez que escuchamos esta palabra nos entren ganas de llorar…

Obviamente hay crisis, pero parece que nos quieran meter el miedo en el cuerpo y que estemos acojonados para así acatar todas las medidas que dicidan nuestros “queridos políticos”.

…después de todo este discurso de apretarnos el cinturón, ves cosas sorprendentes. Como yo, que el mes pasado cogí un vuelo desde la Terminal 2 del aeropuerto de Barcelona y bueno…¡¡era digna de visitarse!!

Es como una terminal fantasma, están casi todas las tiendas cerradas, no hay casi nadie por allí purulando, ni pasajeros, ni empleados (y era un sábado al mediodía) y ya el colofón, (más para una meona como yo, que siempre tengo que ir al lavabo), la aventura de encontrar el baño. Cuando ya tenía localizada la puerta de embarque sije “ahora sí, voy al lavabo”, jo***…..tuve que andar por un pasillo interminable hasta ¡irme a la otra punta! Y lo más gracioso es que los lavabos estaban dondeno había nadie…¿Misterios de la vida? NO, cosas inesplicables, después de escuchar que hay que recortar de la sanidad pública, ¡POR FAVOR!

Aquí tenéis una foto de la terminal