Hace un par de sábados, tras una recomendación de una amiga nos decidimos a probar el Restaurante Maitea, una taberna vasca en la c/Casanova, 157, cerca del Hospital Clínic.

Debo decir que fue una gran elección y que me llevé una grata sorpresa porque todo estaba muy bueno. Entras en el local por la zona de pintxos donde tienen una gran barra alargada llena de pintxos. Nosotros pasamos al comedor ya que íbamos con idea de comernos un txuletón :) Pero sin duda otro día iré a comer unos pintxos a la barra.

Eramos 6 personas y para compartir pedimos unas croquetas, unas “bravas del baserri”, tortilla de bacalao y unos “arraultzas sacristán” que son como unos huevos rotos con chorizo. Todo estaba muy bueno, aunque los huevos yo no los probé porque si habéis leído el “sobre mí” sabréis que no soporto el chorizo. Pero todos los que lo probaron dijeron que estaban muy buenos.

La hora de la verdad, el txuleton de buey

Una vez acabados los entrantes llegó la hora de la verdad, el txuleton. Pedimos 2 txuletones de 600gr para 4 personas, una buena ración. Eso sí, lo pedimos una vez acabado el primero y tardaron muchísimo en traer el segundo. Teníamos que haberlo pedido a la vez pero haberles dicho de sacarlo 5 minutos después del primero para que no se enfriase, porque un txuleton frío no vale ni para estar escondido…

El txuleton no nos defraudó, estaba buenísimo, de verdad, como cuando lo como en Donosti. Un sobresaliente a este txuleton del Maitea. Eso sí, como en todas partes en Barcelona, el kg de txuleton es bastante más caro que en Donosti. Aquí el kg salía a unos 50€.

Mis dos amigas que no comieron txuleton una se pidió pollo a la brasa y la otra una “torrada”. Las dos coincidían en que estaba muy bueno lo que habían pedido, no lo probé porque con el txuleton tenía bastante :)

En cuanto a los postres, decir también que tienen gran variedad y lo que pedimos estaba muy bueno. Los elegidos fueron: volcán de avellanas (es como un coulant pero de crema de avellanas), lingote de chocolate (este debería estar prohibido, diósssss, que bueno) y cuajada con miel (uno más típicamente vasco).

Con todo esto, tres cafés, nuestro vinito, algún refresco y agua nos costó 161€, entre 6, no está nada mal. Cuando te traen la cuenta hay un detalle que me gustó mucho, te dan una tarjeta con 10 números que te van agujereando por cada cuenta que supere los 10€. Una vez te marcan los 10 números te regalan una botella de vino para que te la lleves a casa.

Yo ya tengo mi primer numero agujereado. Como os he dicho, el sitio me gustó mucho, así que repetiré e iré llevando mi tarjetita para agujerear. La próxima vez probaremos pintxos :)

Si queréis comer comida vasca en Barcelona, probar Maitea Taberna, y si tenéis antojo de txuleton también.

*Aceptan ticket restaurant